DESPUÉS DE LOS NOCTURNOS

13:34
tendré que escaparme
algún día
un poco a la manera de los surrealistas.

¿y los perros siameses?
¿ y las jaulas semimudas?

digo, escapar liviano.

tendré que seguir escribiendo
en los forros de mi abrigo
y en los dobladillos
de cada espacio de supervivencia.

no será un diario, ni piedad ni recuperación.

14:50
el recuerdo pule las cosas

como una película de la época dorada de Hoolywood
donde los actores rejuvenecen más y más
mientras esta se vuelve
más y más vieja.

17:09
qué vastedad así acostado
sobre las colchonetas apiladas
una sobre otra,
debajo de la ventana, en este mediodía
cuya luz parece convertir
a su tiempo
en un plomizo atardecer.

y esta vulgaridad de la tristeza dominical,
una tristeza masiva.

19:00
es la duda en la vigilia

y a veces el temor frente a la gracia

su salvajismo sutil que viene
por las curvas espiraladas de la humanidad.

20:35
va a ser la luna
como quien dice la hora,

y la casa está vacía
rodeada por ruidos de aguaceros.

los secretos revolotean en torno
a la mente como insectos
rodeando una flor.

pero son seducidos, magnetizados,
consumidos finalmente.

20:40
por la ventana entra
una luz verde, celedonia, fosforescente,
de proyector infantil.

¿puede ser que se escuche
un fuego que se acerca también?

¿qué va a ser del jardín
de aloes que crecieron
con sus espinas de oro
y su sabiduría medicinal?

y la noche, ella sola, que se obstina
en no combinar de color.

21:00
quedé atrapado una vez más en la partida.

retraído, vago en confesiones.

justo antes de entrar a la adolescencia
siempre hay una mujer de la que uno se enamora

como ante una fruta precoz de su aroma
o del final trágico de una novela.

23:50
una vida dependiente
busca ese espacio dentro
o detrás del brillo de la luz.

¿allí de que clase de oscuridad se alimenta?

no se deja apreciar fácilmente.

aumenta su vocación con ausencias radicales.

¿podrá buscar el amor por sí misma?

00:00
hay un ojo ciego
y un ojo lúcido,

y la conciencia en la que se mecen.

pienso en el éxtasis de los espejos,

en su isla soluble
y en el destierro de su visita.

00:55

yo dividí el cuerpo de esta vida.

así el tiempo cubría con su cuerpo
el cuerpo de la eternidad
de alguna manera
mientras este ocultaba sus significados.

soy un secreto
¿guardado para quién?

soy un misterio
¿experiencia de quién?

01:17

hay unos ratoncitos durmiendo
detrás de las cajas
que en los armarios guardan
las cenizas antepasadas
o algunos diamantes
con los que sobrevivimos.

así duermo yo también
esperando en este paso de la moda,

celosía retraída, custodiada.

02:35

hay una lluvia de estrellas fugaces.

¿qué sucede entre
las especies más longevas ?

aquí, en un regazo,
entre sábanas y chispas de plata
y gas nace un cometa.

su silencio es el de un animal pequeño
que aún no conoce el fuego
ni la señal
para la que es destino.

02:40

mi boca que fuera de oro
se ha vuelto roja de tanto besar,
sangra.

mi sagrada boca
y su sagrado corazón.

02:57

como siempre nuevos pétalos
prendidos a la oscuridad
los recuerdos infantiles
acapullan el cuerpo.

y también hay una proyección
que los acompaña
que es el desprenderse de ese nido
hacia otro cuerpo
púrpura, violeta, con su corona amarilla,
que me protege
del infinito y del tiempo.

03:17
hoy vino mi padre
y trajo nuevamente
su impotencia,

una máscara de indiferencia
y unos ojos de autismo.

¿cuál es más oscura
la ley del padre
o la ley de la madre?

03:40
en una habitación,
dentro de su fanal,
en un espejo un rostro
busca su modelo, tal vez un dictado pasado,
tal vez un catecismo.

o un desequilibrio de la luz.

¿yo no creo en la libertad?
escribe sobre su lado empañado.

¿yo no asumo la responsabilidad?
escribe con fiebre sobre el vacío.

03:57
cada disyuntiva al ampliar
el sentido de mi destino
me confina en esta casa,
en sí una visión.

mi perfil entre
la sombra y el espejo,
exitado, ojival contra la luz.

a este rostro le gustaría creer.

su lengua arde, es de hielo.
ni un murmullo
de su habitual, lívida oración.

05:15
y si la visión no existiera
yo tampoco,
ni el metrónomo
de mi conciencia.

yo me veo en las ventanas
de esta habitación
no como los gatos
que se dice
no se contemplan a sí mismos
ya que sus conciencias
vanidosas engarzan
cada reflejo en destellos.

05:55
me pregunto
cuál es la distancia
a la que el amor
me tiene sometido.

a esta casa
la rodean
las altas temperaturas
de las palabras
y los vapores de la muerte.

06:15
atrapado
en el espejismo
de un secreto.

si me fuera
alguien debería
proteger esta visión.

en definitiva nada es más educativo
que los secretos ajenos

08:24
soy el sol
y la tierra,

un rayo criminalmente dorado.

casi diría que el viento
recorta asimétricamente mis estados
que descollan
y nadan en la superficie
haciendo comentarios picantes.

09:13
en la biblioteca
hay una sola ventana.

por ahí pasa un sistema solar.
a veces hace una de sus piruetas elípticas
y se va.

y por otro camino baja un conciencia
de color,
una visitación.

Advertisements

2 Responses to “DESPUÉS DE LOS NOCTURNOS”

  1. estrella Says:

    desbald, muy bueno. Es tuyo, supongo.

  2. MArkos Says:

    Este me encantó, me encanta.
    Lo guardo, y lo leo mas y mas veces.
    Muy bueno ger.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: