ESPECIES EN EXTINCIÓN

DISIMULADOS TRAS LA CONCIENCIA DE CLASE

La perspectiva histórica
no es lo más importante.
Tampoco la continuidad académica
ni la sofisticada ruptura radical.
Ahí está, de repente,
fijo en los ojos de una mujer
enguantándose serenamente como un recuerdo
detrás del abanico de la memoria.
No se trata de un efecto
o de un bosquejo excéntrico
de las apariencias.
Mas bien de un augurio
de connivencia hacia la naturaleza y su paseo de
disponibilidad
y sensualidad.
Un gesto que puede
completarse como uno de los pétalos amarillos
de un cuadro de Manet que
inmóvil en apariencia a la izquierda
se ondula modulando su baile
sobre el mantel
que cae liso con su final
por la derecha.
Desde el silencio
que los recibe antes
de comenzar el concierto
el coro de niños
intenta acotar severamente
una nota que flota sostenida
por la oscuridad del techo
de aire bochornoso, ininteligible,
donde unos gorriones mudos se ocultan
detrás del zureo de las palomas.
¿No habría alivio tampoco
al final del paseo
en busca de esta capilla colonial
donde escucharían los motetes?
¿Por qué habría de haberlo?
De las palabras susurradas
conformando un coro de plegarias
llega una sombra sonora
que atraviesa el pasillo de reclinatorios.
Perdido, solo, un penitente
en un intersticio autista
se aleja de rodillas
por un lateral de la devoción.
Del aliento de la perseverancia
se alimentan esas palabras.
Otra mirada se aparta de Dios
cubriéndose
con su propio palio.
Un destello de las cerámicas
que ilustran el via crucis sobre
las paredes insulsas, opacas, resalta la distinción
de una postura de la pasión
paralizándolo todo.
La indolencia patina
sobre la cola de pavo real
de la mente.
Sí, reconoce el lóbulo
de la imaginación, su ornamento,
la joya que cuelga
pendular.
¿La vió con sus ojos?
Tal vez sólo se trataba
de una prueba: de su brillo mostrándose
íntimamente desposeído,
esperando el final,
de espaldas.
No sabe como una y otra vez
la luz vuelve a autorizar un hábitat
que habrá de hacer equilibrio
galantemente.
Necesariamente
esto no ha de terminar
luego cuando
los mechones de su pelo
entierren con su color
unos ojos muertos de cansancio, perdidos
como se pierden las voces
entre los confidentes: no
entre las lágrimas,
ni en las cuentas
del rosario de la retrospección.
Definitivamente no en el interrogatorio y su hendidura
que la mano acaricia.

Advertisements

2 Responses to “ESPECIES EN EXTINCIÓN”

  1. crompton Says:

    Es tuyo Dasbald ? Me gustó.

  2. dasbald Says:

    gracias, sí es mío. todo lo que no tiene nombre de autor ni dice traducción es mío.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: