3

Sobre la tumba se amontonan
Y arremolinan las malas hierbas.
Cada visita que le hace
Al ser que más ha querido
Debe limpiar todo nuevamente.
Este visitante
Queda como el esqueleto
Del todo y de la nada,
Erguido,
Solemne junto
Al débil bosquecito de menta
Y su aparición lila en el cantero votivo.
Esta latitud
Si florece es lila emplumando
Su ínfula sobre
Un verde brillante, celedón, oscuro,
Apenas si crece
Hasta el metro y medio
Y las más de las veces
Hecha espinas.
Luego, de vuelta en su marco,
Sobre la mesa
Los papeles se confunden.
Acentuando el vacío gris ante la página,
Desde otro momento ya pasado,
Salen de los costados de las palabras,
Primero limpiamente impresas
Por el susurro láser de tinta
Y luego virulentamente
Tachadas y señalizadas,
Decenas de pequeños frankensteins dibujados.
Algunos incompletos:
Brazos sin tronco
Pero con piernas, cuello,
Varias cabezas rapadas y pares de ojos.
Al releer el estilo aparece,
Breve primero, disgustado
En torno al último corte de verso
Que reenlaza hasta crecer
Y sofocarlo en su talismán.
A su vez en la dimensión
Que va delimitando
Todo deambular vital
Su autobiografía
Despliega el tokonoma
Donde se disponen conjuntamente
Deseo y resignación
Como una interrelación atávica
De dos reinos:
El psicológico y el decorativo.
El recuerdo estacionado en su dique
Infunde el momento.
El dolor superpuesto
Con euforia o apatía

Advertisements

One Response to “3”

  1. estrella Says:

    Está empezándome a gustar mucho tu poesía.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: