HILDA DOOLITTLE

Pérdida

El mar llamó—
Te enfrentaste al estuario,
Al pasar la marea te cubrió.—
Me alegra—
Al menos lograste escapar.

En cambio, a mí, lo que me sofoca es la bruma espesa.
Con cada inhalación menos oxígeno—
Un curioso peligro, este—
Los dioses nos han proporcionado
Un suplicio muy curioso.

Uno de nosotros, herido en su costado,
Se arrastró por el pantano,
Desgarrándose contra las raíces del laurel,
Cayendo mientras el banco se desmoronaba—

Otro buscó a tientas—demasiado tarde—
Un refugio bajo los acantilados.

Me alegro de que la marea te haya devuelto,
Mi amado,
El único de toda esa espantosa tropa,
Intacto,
Tu cuerpo blanco cubierto de sal
Y mirra y de irises cenicientos.

Nos rodearon, inmovilizándonos,
Tan pocos éramos, tan pocos para hacer frente
A las lanzas,
A la embestida certera—estilizados
Movimientos del músculo y el hombro.

Y así sucedió—sólo quedamos nosotros,
Nosotros cuatro—aunque separados.
Y el pantano se llevó a uno,
Y otro pereció bajo los acantilados,
Mientras la marea se encargaba de tu vida.

Tus pies se marcaban a fuego sobre los caminos,
Seguía encontrando en ellos la fuerza
De la vida, mi último asidero.
Había visto pies hermosos
Pero nunca una belleza marcada por la fortaleza.
Me maravillaba frente a tu altura.

Tu altura que se igualaba
A los lanceros
Pero de manera suave.

Y me maravillaba mientras te sujetabas
Las correas
En cada muñeca, fortaleciéndolas,
Junto con movimiento de tus dedos jóvenes
Y el de tus bucles recién cortados,
Y el bronce
De tu nuca pulida por el sol.

Todo esto,
Y la curiosa rodillera,
Bien colocadas sobre la greba forjada,
Y los músculos cincelados de tu espalda
Que la túnica no podían cubrir—
La línea
Que ningún accesorio podía deformar.

Me pregunto si sabías como te miraba,
Como me apiñaba entre los lanceros—
Pero los dioses te querían más,
Los dioses te querían de vuelta.

trad dasbald

Advertisements

5 Responses to “HILDA DOOLITTLE”

  1. estrella Says:

    Me gustó, dasbadl. Muy bueno, blando y duro al mismo tiempo.

  2. Koba Says:

    Muy bueno dasbald.

    Pray for a man in the middle
    One that talks like Doolittle

    del tema “Mr. Grieves” del álbum Doolittle,
    mi primer CD de los Pixies

  3. Pablo E. Chacón Says:

    Este es tu terreno, no tengo terreno propio, no tengo propiedad privada, detesto la idea de la propiedad privada. Pero ese es otro tema. No me parece que el modo de discutir de anoche nos convenga. Yo puedo decirte que no pienso todo lo que escribi, que reaccioné así porque, cierto, me sentí muy agredido. Así que te propongo una tregua y si querés, un encuentro.
    Aunque no parezca, creo ser un buen tipo, no sé si un buen escritor, esa es otra cuestión también; y generoso, hasta donde me lo permiten mis límites.
    Había arrancado una interlocución y se cortó de golpe.
    Eso, te propongo un esfuerzo por retomarla.
    Sincero.
    Te dejo un correo: pablochacon@ciudad.com.ar

  4. gabys Says:

    Dasbald: cómo me emocionás, querido!
    gracias por el consejo a enananegra, me encantó. Apenas termine de reler Nova y El hombre en el castillo, ataco a Gibson
    Pregunta:¿que se le regala a un amor perdido en l fecha de un ex aniversario?
    Espero verte prontísimo!
    Besos
    gabys

  5. claudia Says:

    herr, que lindo es celeste tu limbo, te mando un beso
    clau

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: