Archive for the ‘renga’ Category

RENGA

June 26, 2007

Me distraeré
Perdiendo la paciencia
Sin más bombones.
Cambiaré la suciedad
Y las armas de lugar.

No, ni en esta luz
Ni en este pensamiento
Ha ya más tiempo.
Me encapucha la luna
Derramando lágrimas.

Me verás morir
Rodeado de epígrafes
De tus olores.
Y habré de confesarme
Como umbral de la nada.

Jamás dormiré.
Cuando vuelva del sueño,
Tal vez en otro,
Cómo podré amarte
Cruzando tu mirada.

Confieso todo
En este palimpsesto.
Sólo me guían
Camafeos de celos
A moverme entre letras.

De mi escritorio
Salen restos de cartas.
Voy desatando
Actos no publicados
Con los demás clásicos.

Voy a escribirte
Catálogos de oriente.
Fiebre sudada
Bajo la luz detestada
De un ego amanerado.

Al no encontrarte
Caigo en el recuerdo,
Agonizante,
Por los bordes del brillo
De esta cama vacía.

Leo sin verte
La borra del destino.
Así destierro
El día arrepentido
Con sus quebrados ramos.

Y tropezarás
Dentro de mis palabras,
Arrepentido,
Al verte enceguecido
Por este testamento

RENGA

June 26, 2007

Llegamos hasta
El hotel atrapado
Por la borrasca.
Apenas un bosquejo
De la lluvia invernal.

¿Dónde hay flores?
¿En este bosque voraz
Dónde estaré?
¿En el cuello del sueño?
¿En las mangas de la muerte?

Se horroriza
De los empapelados
Que hacia el frío
Exhalan su últimos
Vahos de narcóticos.

A nuestro hotel
Lo rodean serpientes,
Corren carreras,
Sibilan entre las zanjas.
¿Nos recuperaremos?

No hay más tiempo.
Tus ojos de laureles
Apenas lloran.
Los vestidos no lucen,
Ya no están de moda.

Como cerezas,
Así, de este momento.
Cuento las gotas
Doradas sobre el plumón
Que abriga tu fiebre.

Ocurriría
Al fin frente al tocador.
Un erotismo
De alhelí prodigio
Estampando tu pija.

Nubes de vapor
Del calor de tu boca.
¿Invernaras
Otras frutas, no rosas,
Del deseo que mata?

En la Alfombra
La tormenta dibuja
Tu respiración
Que se desvanecerá
Después de la nevada.

Del cielo nada.
Abro las manos como
Hojas hambrientas.
Ni luz, ni bendiciones
Para las carnivoras.

Envenenado
Te abrazo como a un cactus.
Soy tu insecto.
¿Por las espinas amo?
¿Soy tu precoz esclavo?

De noche nacen
Arañitas de sangre.
Tosés y se secan.
Caen por la hemorragia
De tu nariz al blanco.

¡Estas pirañitas!
¿Saldrán de las sábanas
Los guardavidas
Del mundo de los sueños?
¿Dónde habré caído?

No nacíamos.
Del sufrimiento estas
Olas no vuelven.
Y sólo recubrirán
El alba de la tibieza.

Brusco designio
Donde hunde la noche
Su sarcófago
Al inclinarte sobre
Cientos de almohadones.

Huelo a moras.
Huelo a la fatalidad
En esta noche
De la lengua materna
Y de su coronación.