3

July 28, 2007

Sobre la tumba se amontonan
Y arremolinan las malas hierbas.
Cada visita que le hace
Al ser que más ha querido
Debe limpiar todo nuevamente.
Este visitante
Queda como el esqueleto
Del todo y de la nada,
Erguido,
Solemne junto
Al débil bosquecito de menta
Y su aparición lila en el cantero votivo.
Esta latitud
Si florece es lila emplumando
Su ínfula sobre
Un verde brillante, celedón, oscuro,
Apenas si crece
Hasta el metro y medio
Y las más de las veces
Hecha espinas.
Luego, de vuelta en su marco,
Sobre la mesa
Los papeles se confunden.
Acentuando el vacío gris ante la página,
Desde otro momento ya pasado,
Salen de los costados de las palabras,
Primero limpiamente impresas
Por el susurro láser de tinta
Y luego virulentamente
Tachadas y señalizadas,
Decenas de pequeños frankensteins dibujados.
Algunos incompletos:
Brazos sin tronco
Pero con piernas, cuello,
Varias cabezas rapadas y pares de ojos.
Al releer el estilo aparece,
Breve primero, disgustado
En torno al último corte de verso
Que reenlaza hasta crecer
Y sofocarlo en su talismán.
A su vez en la dimensión
Que va delimitando
Todo deambular vital
Su autobiografía
Despliega el tokonoma
Donde se disponen conjuntamente
Deseo y resignación
Como una interrelación atávica
De dos reinos:
El psicológico y el decorativo.
El recuerdo estacionado en su dique
Infunde el momento.
El dolor superpuesto
Con euforia o apatía

EDNA SAINT VINCENT MILLAY

July 26, 2007

Renacimiento

Y todo lo que desde aquí pude contemplar
Fueron tres grandes montañas y un pinar,
Así que al darme vuelta y mi vista apartar
Ví tres islas dejar la bahía por el alta mar.
Entonces mis ojos por el horizonte desplacé
Trazando una línea tan delgada con placer,
Justo hasta volver al punto de partida
Recibiendo así el comienzo de mi despedida,
Y todo lo que pude nuevamente contemplar
Fueron tres grandes montañas y un pinar.
Pero aquello que se me escapaba
Era que esta mismas cosas me pesaban.
Y casi creía que con mi cuerpo las alcanzaba
O así pensaba yo, desde donde estaba.
Y de pronto todo se empequeñeció,
Al igual que mi aliento que casi se extinguió.
Pero por suerte, me dije, tengo este cielo gigante,
Que en miles de kilómetros abre su copa galante,
Ahora quieta, pensé, recostada he de vagar,
Y veré como me diluyo también en ese alta mar.
Hacia allí navegué con mi vista flotante,
Un lugar que no era después de todo, tan distante.
¡Ese cielo seguro con su azul debe finalizar,
Así que seguramente el fin podía alcanzar!
¡Sí, ese cielo no es tan grande como mi pesar
Ya que con mis dedos lo puedo si quiero rozar!
Y al estirar mis manos con tanto celo
Temblando sentí que descubría el cielo.

trad dasbald

LOS HERIDOS EN LAS VANGUARDIAS

July 25, 2007

Mientras hablan en la cama
de cierta versión perversa del cristianismo
que les parece impone sacrificios
basados en la debilidad
del individuo y no en su fortaleza,
se ríe de los ruidos
que salen de su garganta irritada
por el resfrío como de una mala imitación
del graznido de un pato salvaje.
Ya en la cocina siguen
descuartizando a los amigos vegetarianos
que anoche sólo comieron el queso
de los sándwiches dejándoles
a las putas carnívoras
las fetas de jamón
enroscadas entre la miga seca.
Estos días la congestión
veraniega recede un poco
luego de haberlo aislado dentro de la fiebre, los celos
y el silencioso patetismo
con el que maúlla
su diario.
Como un bambi hambriento recorría su cuaderno
de las horas ilustrando
los bosquecitos de la insomnia
y alimentándose del cerebro
de unas víctimas ausentes, rosadas,
y de ese yo aliviado por los cuidados domésticos,
él mismo un alimento caníbal del solipsismo.
Conjuntamente con este desfile del discurso
que será buscado como una moratoria,
los restos de cierto futuro
entran por las persianas semibajas
de su habitación vacía
y no la enorme habitación
de cummings: la alegría,
dolor de cabeza de la melancolía.

Toda una poética podría
justificarse por la incapacidad
de saber darles a los seres queridos
lo que realmente necesitan
permaneciendo así psicotizado en el vendaje
de la metáfora oculta
por el pasado que pertinentemente
se presenta con su dialéctica
de sobreentendidos y venganzas
frente a la cuidadosa distracción
de un diminutivo del yo
compuesto con la inmovilidad
en el que el fantasma de la mañana
que finaliza apenas sobre el mediodía
escribe como si fuera necesario llevar
el registro de entradas y salidas
de las palabras muertas, amputadas,
colgando en la oscuridad del matadero de las cuerdas vocales.
Un ajuste repetitivo
demasiado reticente a contar su verdadera función.
Esas páginas
tienen sus precauciones de hechicería y salmo.
Anota: los enemigos se vuelven un hábito caprichoso,
los horrores una excentricidad y la terapia
no es mas que ese burgués asesinato milagroso
en las tinieblas donde imagino
a los así llamados violadores de lo real.
Después de un lapso el miedo se oculta
palpitando entre la curiosidad.
Sin morir la mañana es perezosa
y otros santos vienen marchando
cada uno con su réplicas
y su forma del perdón,
ahora, cuando nadie está presente,
y sin embargo la sombra que se proyecta
alerta como el corazón de un hermano gemelo.

1

July 21, 2007

a tarvés del cielo raso
se deproporcionan
en la inacción.

suben o bajan?

ligados primero
por una orbita desde donde observan,
gravitando, minúsculos,
y luego
al entrar muy tarde
sobre la noche,
intentan, en puñados,
escapar como peces voladores,
del aire caliente al
que se sienten atraídos como un despliegue
que los ahoga.

LOS GENEROS LITERARIOS

July 14, 2007

el primer día de primer grado: el nuevo estilo. la maestra! la señórita! miren como comienza a flotar! miren como flota! soñar con tortugas como un emperador chino hace 3000 años y descubrir una maldición escolar ¿una invención? ¿con su estilo encuadrado, de solapa? mamá me despide con los primeros besos de traición. aprendo estos nuevos géneros literarios. y en el arte a tachar. dibujar encima de las palabras. cada palabra tachada se convierte en un dibujo. la señorita no puede ya bajar, no para de flotar! la foto de Marco Polo, que me acompaña en mi cuaderno escolar, me ha dicho entre otras cosas que en su momento será oportuno revelar, como nunca pudo evitar desembocar en el género de los malcriados: la autobiografía fabulososa. miren como flota! cada coma que pongo, miren como me devuelve el sentimiento. de pronto veo como traiciono a mi diario y comienzo a escribir un libro. escribo un cuento y lo ilustro. plagio a blancanieves. ese hiato que se compone entre mi imaginación y la tradición es música? sólo espero la vuelta de los meses de verano y el estilo de las viudas de niesztche como se llaman a sí mismo mi hermano y sus amigos cuando se reunen en la quinta de mis padres. anónimo. el género preponderante de esta mi rápida madurez literaia escolar. recorto letras y las pego y me envío anónimos a mí mismo en este invernadero de la ciudad. quedó atrás aquel, el aire de la ribera celeste, crepuscular, naranja y amarilla. de leche. es una boca sin descanso este género que pratico y también envío a mi hermano y a sus amigos. un género hecho de arte y literatura, de recortes, y plagios.cada letra elegida de las revistas, cada palabra que mutilará, pienso, un sentimiento al ser leída.es un género sin descanso , detrás de los ojos de dios de quien me hablan en la escuela. yo de guarda polvos y dios de sotana?. mi nuevo hermano y mejor amigo. lo veo hacer su trabajo cuando veo como pego cada letra imprenta una junto a la otra. el collage será post literatura?inamovible sentencia. la señorita nos habla de dios. nos dirige hacia dios. quisiera ser como dios . así que dejo los anónimos de lado al descubrir la máxima frivolidad de ser yo y querer ser el sujeto de todos los chismes y no envejecer jamás.

de CODICIOSA INSPIRACION

July 14, 2007

1-

Naturaleza.
Deliciosamente
Peló los tomates
Calientes bajo el chorro de agua fría
O se detuvo
Ante un dibujo tradicional:
Un par de niños japoneses que
Aún demasiado jóvenes
Para que se les deje crecer el pelo
Juegan y engordan
Su carne blanca fajada
Sobre el fondo rojo mate
De un papel de origamis.
Luego del encuentro
Los objetos no vuelven
A la indiferencia
Sino que participan estableciendo
Un lazo desde la discreción.
Este es el ladrón
Que entra y sale del espejo
Mientras piensa:
Esta es la suculencia de la sexualidad.
Este es mi escondite en un oasis
Cuya localización
No comparto con cuarenta ladrones.
Vivo entre la macrobiótica
Y la carnívora moral.
Sé jugar a la traición
Sobre el lecho del campo de batalla
Como a otro tipo de encuentro
Que se duplica
En movimiento y pasión,
O como daga
En la garganta del sentimiento.
¿Pero qué tipo de requerimientos
Necesita al sentarse ahora
Al borde de la cama con
Estas lágrimas frente al papel
Ruborizándose geminadas
Luego de haberla abandonado
En el living de su casa
Llevándose una frase hiriente
Hoy producto del no
Haber sabido seducirla,
U otro día del no haber sabido
Darle lo que necesitaba?
Seguro escribirá un poema,
Más tarde, cuando
Termine con el diario.
¿Qué otra cosa si no?

DIANE DI PRIMA

July 11, 2007

Cartas para la revolución, #34

A ver, hagamos una revolución, démosle
A cada hombre un auto
Una tv color, una heladera, antibióticos
Gratis, construyamos
Departamentos con una habitación para cada niño,
Mullidos sofás de plástico, vitaminas, muchas,
Que llenen todos los requisitos
Que llegan por correo día tras día,
Gas libre, y electricidad libre e igual con el teléfono,
Nada de pagar alquiler. ¿Por qué no?

A ver, hagamos una revolución, apaguemos
La potencia del equipo, prendamos las estrellas
En la noche, volvamos a poner todo el metal
Dentro de la tierra, o al menos no saquemos más,
Hagamos miles de guitarras y flautas, enseñémosles a nuestras hijas
Como curar con hierbas, aprendamos
A vivir en conjunto en espacios más pequeños, construyamos
Cabañas, o algún refugio como aquellos que los aborígenes construian.
Hagamos volar en pedazos los oleoductos, convirtamos
A los autos en maceteros, esculturas o en todo caso
Vayámosnos a vivir a los más grandes,
¿sí?

traducción dasbald

INFUSORIA- 1 INVERNADERO FLOTANTE

July 10, 2007

INVERNADERO FLOTANTE

Los azules y los carmines, junto a los violetas y amarillos,
Como siameses regulados por un metrónomo verde,
Ensayan del amanecer al crepúsculo
Proyectándose contra las bambalinas de gasa que caen sobre el alféizar
En telones de cacerías y dramas.
Sólo las noches transcurren protegidas
Bajo los tesoros de las lámparas encendidas.
Así como en la profundidad
De los tantos ramos de claveles, rosas, gladiolos
Y cofias esmeraldas de helechos
Que envuelven con su bosquecito los sillones,
Su mano izquierda incluyendo posiblemente
La curva perecedera de la muñeca hacia el antebrazo,
Se reflejará únicamente si
El espejo logra capturar alguna
De las formas con la profundidad de su brillo perpetuo
Como un epílogo a las sombras que sustrae desde el pasillo
Mientras escribe sin descanso:
Palabras extraídas de los diccionarios en todas las lenguas
Que es capaz de leer o desentrañar usando
Sus dedos y lápices de prolijo estafador.
Listas redactadas en un acto de redención inversificable.
O puede interrumpirse y rezar
Alguna plegaria fervorosamente incapaz
De contener el recuerdo de la planta de sus pies
Cuando se hundían en su propia laguna
Al sentirse besados.

TERRITORIO DE LA CAZA

July 10, 2007

3

unas únicas futuras presas.

se las coloca
en un círculo
para deshacerse
del horizonte.
de pronto alguna desaparece.
aÚn en plena luz.
nadie se preocupa.
y el resto, en la espera,
sÓlo percibe
un ir y venir de cierta lÍnea imaginaria
como un puro efecto, sin causa, ni teorÍa.
nada de estrategia.
sin correlato.
tan sólo la intersección
en la que una mirada calca
las desobediencias
atrapadas unas en otras.

pienso en algunos tatuajes perdidos
en las sombras del cuerpo
sobre las cuales intentaba
moverme
mucho antes de repasar
con las yemas cuidadosamente
la novedad de la nueva cicatriz,
como una arbitrariedad mas.

descubro que el espejismo doloroso
de la imaginación
no me permite mover.
por momentos,
dudo de sus caprichos
y luego , rápidamente ,
escondiéndome me arrepiento
tratando de apartarme de su desértica rasante.
y me castigo
dejando unas marcas inadmisisbles
que tarde o temprano me descubre.

¿como no hacerlo?

LA DEFINICIÓN DE LAS PALABRAS

July 9, 2007

mi hermano me sienta y me explica brevemente cada una de las letras. mi hermano me sienta y escribe rápido en un pizarrón y yo por primera vez copio. una a una las palabras. el estilo. otro día ya no me sienta. se cansa y se va al campito a jugar a la pelota. yo repito solo. no copio. me copio. lo primero que se me ocurre al aprender a escribir es contar mi vida.a plagiar mi vida. aprendo el plagio. en un momento de distracción mi hermano me abandonó. en un momento de distracción los cuentos ocuparon su lugar.pero los recordaba. no tenia de donde leerlos. no se me ocurría leerlos. y el relato de mi autobiografía que me hacía con pocas palabras. que me dictaba y escribía. no es breve la vida a los cinco años. ni a los seis. se extiende hasta el horizonte de las palabras. leo un libro finalmente. por primera vez entero. atraviezo la lectura de los viajes de Marco Polo de un tirón por primera vez y sin haber comprendido nada de este mi primer libro robado.sacado de un estante pero en realidad de un sócalo. no mi vida escrita que leo cada noche. leo por primera vez.. si no la vida de otro, en otro tiempo. comienzo a escribir un diario. intento recordar de otra manera que no sea la autobiografía. intento recordar en el presente mismo crendolo por pura descomposición.ahí está clavado dentro de ese marco el estilo de Marco Polo. y junto a él el dibujo que arranqué de aquel primer libro. de un momento a otro comencé a escribir a diario y así volví a leer solo lo que yo escribía. miento. tambíen leía el diccionario aplicadamente. me doy cuenta de que empezar a escribir fue tan fácil como el día que vi a mi hermano durmiendo debajo de la sombra del paraíso y apoyándome en mis manos me levanté hacia adelante, de un tirón, para ir hacia él y al sorprenderlo dormido lo emebestí con el vai ven de un caballito de juguete. Mi diccionario y mi diario son los libros que mas leía en ese verano mientras rezaba y dorabacada tarde la ribera. de pronbto en ese verano, detrás de la pantalla de sombra del paraíso pasa mi hermano corriendo detrás de la pelota. los celos se vuelven entonces en esta ribera versificada mi música y su movimiento espiritual perpetuo. de pronto mi hermano salta de la copa del paraíso y se va corriendo hacia la pelota inmóvil en el medio del jardín. como si se hubiera enamorado de una flor boba y opaca. gastada. voy camino al baño cuando me detengo bajo el marco de la puerta ya que me baja la presión de infelicidad pura y sonrío simultaneamente de felicidad y desmayo. la luna está atrapada en un silencio que gracias a ella blanquea y brilla. pátina de verano. de pronto pasa mi hermano y yo lo veo desde la copa del paraíso. la lluvia durante todo el día me recordó su promesa incumplida. mi gran amor. primero. único y abierto. me gustaría escribir otro libro que no fuera mi diario, pienso. y así leer otra cosa que no fuera esto ni mi diccionario. donde quedó mi novela autobiografica abandonada. bajo el agua clorada de la pileta las lágrimas son dulces como la luvia tibia que amianta el frio de la tarde. en la cocina después de la tormenta calientan dos hornallas como dos flores prehistóricas y azules dorando la oscuridad de este momento. aprendo a escribir y redistribuir cada palabra leída. de vuelta en casa una noche luego del cine veo como revolotean las mariposas nocturnas sobre el pizarrón abandonado que me saluda como el viejo año del único que hice en el preescolar.